Calle Corrientes Capital Federal

En sus bares y teatros se acuñaron las grandes orquestas y cantores, entre ellos el ídolo popular Carlos Gardel.

LA CALLE QUE NUNCA DUERME

El Centro de la Ciudad de Buenos Aires, que corresponde a los barrios de MonserratSan Nicolás y Retiro, es reconocido por su bulliciosa actividad comercial, vial y cultural. La efervescencia que se da en la zona del Obelisco y la Avenida Corrientes difícilmente se reproduce en otros barrios.

El Obelisco es el monumento que más fielmente representa la identidad de la Ciudad. Fue construido para recordar el cuarto centenario de la fundación de Buenos Aires. Está estratégicamente ubicado en la intersección de dos de las avenidas más importantes: la 9 de Julio, entre las más anchas del mundo, y la “Calle Corrientes”, uno de los principales polos culturales de la Ciudad.

El Obelisco es, además, el eje del Metrobus, sistema de transporte de colectivos que cruza el Microcentro por la Avenida 9 de Julio.

La llamada Calle Corrientes cruza el Obelisco y cuenta con la mayor concentración de librerías, teatros, pizzerías y cafés de Buenos Aires, algunos de ellos considerados Bares Notables. Esto hace que se la conozca como “la calle que nunca duerme”, por su importante vida nocturna. Fue testigo de la época de oro del Tango, ya que en sus bares, teatros y cabarets se reunieron y tocaron los grandes músicos de las décadas de 1930, 1940 y 1950, a tal punto que el mítico cantor Carlos Gardel vivió muy cerca de ella.

¿Dónde queda?

 

BREVE HISTORIA

Su nombre actual le fue dado oficialmente en 1822 en homenaje a la ciudad argentina de Corrientes en reconocimiento a su fervor por la causa de la Revolución de Mayo.

Fue calle angosta hasta que en 1931 comenzó su ensanche, concluido en 1936. 

Su primer tramo transcurre en una zona mayoritariamente financiera, hasta que al cruzar la peatonal calle Florida se transforma en un polo de diversión que tanto los porteños como numerosos turistas recorren a toda hora entreteniéndose con sus espectáculos artísticos, culturales, librerías de ofertas (muchas de ellas abiertas hasta altas horas de la noche), confiterías, y pizzerías. Por todo esto el periodista Roberto Gil popularizaría en los 50 la frase la calle que nunca duerme al referirse a ella. 

Unas 11 cuadras luego, al cruzarse con la Avenida Callao, se transforma en una avenida netamente comercial, con negocios de todo tipo, hasta llegar al tanguero barrio del Abasto, otro foco de turismo y diversión, para luego continuar absorbiendo las características de cada barrio y finalizar en el cementerio más grande de Buenos Aires, el de la Chacarita.

En su recorrido de 8,6 km la numeración varía desde el 1 al 6.900, y entre sus 70 cruces se cuenta el que tiene con la Avenida 9 de Julio, donde se alza el ícono porteño por excelencia, el Obelisco.

Nace en la avenida Eduardo Madero 402, junto a Puerto Madero y se extiende hacia el oeste y posteriormente hacia el nornoroeste, hasta concluir en la avenida Federico Lacroze al 4200, en el barrio de Chacarita. La circulación vehicular, salvo en sus tres últimas cuadras en que es de doble sentido, es de oeste a este.

Por un sector de ella circuló el primer ferrocarril argentino, así como el tren y el tranvía "de la muerte", durante la epidemia de fiebre amarilla de 1871. En la actualidad es acompañada por debajo de toda su trayectoria por la línea B de subterráneos.

Diversos estilos arquitectónicos pueden hallarse en ella, desde el frío academicismo hasta el entretenido art nouveau, del neogótico moderno pasando por el francés borbónico al rascacielo moderno de vidrio u hormigón.

La Asociación Amigos de la Calle Corrientes colabora con la planificación urbanística de la avenida, y fue la responsable de la colocación, en 40 de sus esquinas, de placas recordatorias de las ilustres figuras del tango que la animaron.

ANGOSTA Y CAMBIOS DE NOMBRE

En el siglo XVIII, lo que hoy es una de las más importantes avenidas de Buenos Aires, sólo era un simple sendero de tierra denominado DEL SOL, alejado de la pequeña aldea de Buenos Aires. Se abría paso desde la línea de la costa del Río de La Plata (que llegaba a la altura de la actual avenida Leandro N. Alem) y se desdibujaba entre los campos del oeste.

En 1729 Domingo de Acassuso fundó donde hoy se emplaza el Obelisco, el templo de San Nicolás de Bari, sobre el cual, según se afirma, se izó en 1812 la bandera argentina por primera vez en Buenos Aires. Debido a la instalación de dicha iglesia, comenzaron a llamar a la calle San Nicolás.

En 1768 los cabildantes anexaron siete cuadras del ejido para incorporarlas a la planta urbana. De esta manera la calle pasó a ser su límite norte y ganó algo de importancia. Leer más >>
 

EL ENSANCHE

El gobierno de Bernardino Rivadavia había decretado en 1822 que se convirtiera en una avenida de 26 metros de ancho, pero esto no se llegó a realizar. En 1910 una ordenanza del intendente Joaquín Samuel de Anchorena dispuso ensancharla, de manera que a partir de ese año las nuevas construcciones comenzaron a levantarse siguiendo una nueva línea de edificación. Sin embargo, hubo que esperar a la década del 30, en que se vio la necesidad de adecuar el diseño urbano al crecimiento de la población y a los nuevos medios de transporte, para que, así como Corrientes, se ensancharan las avenidas Santa Fe, Córdoba, Independencia y Belgrano; y se construyera la Avenida Roque Sáenz Peña, que corta a Corrientes en diagonal.

La calle dejó entonces de ser angosta demoliendo edificaciones que estaban en la vereda norte. Las obras comenzaron en 1931 y la primera cuadra elegida fue la que se extiende entre las calles Uruguay y Paraná, siendo intendente José Guerrico.

La obra se completó en 1936, durante el gobierno del Intendente Mariano de Vedia y Mitre, al celebrarse el cuarto centenario de la primera fundación de Buenos Aires por Pedro de Mendoza, perdiendo además Corrientes la cuadra en la que actualmente se cruza con la Avenida 9 de Julio. En dicha cuadra se demolieron entre otros edificios la mencionada iglesia de San Nicolás y se construyó el que se convertiría en ícono de Buenos Aires: el Obelisco, de 67,5 metros de altura. Leer más >>

CURIOSIDADES

En la Avenida Corrientes se organiza anualmente (en el mes de diciembre) “La Noche de las Librerías”, evento en el que todos los libreros atienden hasta la madrugada, ofrecen precios promocionales y organizan distintas charlas, mesas redondas y presentaciones de libros a cargo de escritores y personalidades de la cultura.

Conocé la historia del barrio de San Nicolás y entérate de todas las actividades de la comuna en la Agenda Cultural.

 

GALERIA DE FOTOS

MAS FOTOS>>

Visto 2232 veces

Total Comments

¿Buscas hotel?

  1. Twitter
  2. Facebook

¿Precisas alquilar auto?