¿Diez grados bajo cero en Puerto Iguazú?

A menos de 6 km del centro de la ciudad se encuentra un bar para tomar todo lo que quieras durante 30 minutos, pero con una temperatura diez grados bajo cero.

Para mí sin hielo

A la tardecita, cuando cae el sol y las actividades diurnas ya se fueron a dormir, se despiertan otras opciones. Una muy entretenida es el Ice Bar de Puerto Iguazú Misiones, Argentina.

Llegamos a las 19.30, la hora señalada para nuestra visita, aunque se puede ir sin reserva. Nos recibieron en la entrada con buena música. Además del Ice bar Iguazú, afuera hay otro bar tradicional y mucha gente disfrutaba de su tarde. El costo al momento de escribir este post (septiembre de 2016) era de 80 pesos y barra libre durante 30 minutos.

 

La temperatura dentro del bar es muy baja, nos dijeron desde el comienzo. Por ese motivo, hay que abrigarse. En el primer salón, me entregaron unos mamelucos para el frío. Similares a los que usé en la Antártida, pero no tan abrigados. Con los guantes y buena capucha. Quedé tipo Robocop, aunque como todos estábamos iguales mucho no me preocupé.

Pasamos a otro cuarto y ahí nos explicaron, en español y portugués, porque van muchos brasileños, cómo funcionaba el sistema.

La temperatura bajó en ese lugar, estaba más frío que en la entrada. Fue como una transición.

Nos mostraron un video y me preparé para la aventura. Ya estuve en otros Ice Bar de estas características. Son similares, pero no iguales.

 

El primer impacto del frío fue en la cara, el único lugar del cuerpo libre y sin abrigo. Hacía mucho frío, nos dijeron -10. La música estaba fuerte y bien arriba. Un boliche muy lindo

Ambientado como si fuese un iglú, todo en su interior es de hielo. Las paredes, la barra, la figura de un oso gigante y hasta el tradicional muñeco con la zanahoria de nariz

 

Cuando escuché que alguien pidió su bebida sin hielo casi muero de la risa, porque el frío en el Ice Bar de Iguazú es total.

Se podía pedir lo que uno quisiera: fernet, algunos tragos, gaseosas y cervezas. Todo servido en vasos de hielo imposibles de agarrar sin los guantes.

La música no se detuvo en ningún momento, muy entretenido. Algunos grupos de amigos, las familias o las parejas bailaron durante un buen rato hasta que se cansarona. A propósito, si preferís no moverte mucho podés sentarte en un banco - obviamente de hielo - con cómodos almohadones.

Las selfies, como siempre, estuvieron presentes. Nadie quiso perderse el momento de estar ahí dentro y llevarse el recuerdo. Para serles sinceros, yo tampoco.

 

La media hora pasó rápido. Nos avisaron que debíamos abandonar el lugar. Comentaron que más de ese tiempo no hace bien por eso hay que salir. Los empleados del lugar también rotaron, dejaron su puesto a sus compañeros.

En la salida hay pantallas gigantes con las imágenes captadas por un fotógrafo del lugar.  Una buena manera de llevarse otro recuerdo.

Una muy buena opción para ir a pasar un rato agradable, con buena música y bebidas. Me dieron ganas de quedarme más tiempo, pero se me hubiesen congelado los dedos y no podría estar escribiendo estos recuerdos.

Mirá más fotos

Les dejo un video de ese día

Visto 6115 veces Modificado por última vez en Viernes, 19 Mayo 2017 14:58

Total Comments

¿Buscas hotel?

  1. Twitter
  2. Facebook

¿Precisas alquilar auto?