Reserva La Payunia, Mendoza

Con más de 800 conos, es la región del planeta con mayor densidad de volcanes. Un paisaje inolvidable, una fotografía de otro planeta. Imperdible.

NO PARECE LA TIERRA

Su principal atractivo está dado por las extensas planicies de lava con conos volcánicos, destacándose el volcán Payún Matrú, muestra del ecosistema patagónico en Mendoza.

Hay coladas de basalto y campos piroclásticos de diversos colores, conforman un paisaje cuasilunar.

Se pueden realizar durante todo el año visitas, sólo con guías autorizados por la Dirección de Turismo de Malargüe. Se desarrollan, entre otras, actividades como trekking, safaris fotográficos, avistaje de la fauna, travesías en 4x4 por caminos autorizados y cabalgatas.

Por las rutas provinciales 186 y 183, son innumerables los caminos internos que surcan la reserva Payunia. Un extraño paisaje de características desérticas.

La Payunia, es una zona de sugestiva belleza, y recrea la sensación de asistir a lo que fue la tierra en sus orígenes. Transitar por los escoriales del volcán Santa María, por las Pampas Negras o por los alrededores de ese volcán perfecto que es el Payún Liso. Lonco Vaca es una experiencia fantástica. La oferta paisajística y la diversidad de vida que existe en este lugar es increíble.

Se declara "Área Protegida, en 1988, con la declaración de Reserva Total, que alcanza una superficie de 450.000 ha.

Flora y Fauna

La flora de La Payunia está representada por los matorrales, los pastizales y las especies del monte y de la Patagonia: colimalil (leñas amarillas), coirón, melosa, solupe negro, retamillo, pichanillo, cacho de cabra, algarrobos (ente los 500 y 1300 msnm), patagüilla, molle y jarillas (entre los 1800 y los 2850 msnm)

En cuanto a la fauna, de las 70 especies registradas en La Payunia, 37 se consideran con alta probabilidad de avistamiento. Algunos ejemplos son la ranita de cuatro ojos, elcóndor, el puma, el matuasto castaño, el lagarto cola de piche, la yarará ñata, el choique petiso, el águila mora, el jote cabeza colorada, el chorlo cabezón, la calandriapatagónica, el chinchillón, el zorro gris, el piche patagónico y el guanaco. Esta última especie resalta por presentar una población muy numerosa. El acercamiento es controlado, por considerárselas especies muy vulnerables.

 

¿Dónde queda?

 

Información

¿Dónde dormir?: Para alojarse en la Payunia, las opciones son muy limitadas, y tenés que reservar con anticipación sí o sí –porque los lugareños tendrán que abastecerse para esta ocasión, con nafta y comida, y se demora mucho tiempo para el abastecimiento.

“Casa de campo” Kiñe: No esperes una estancia o algo cómodo, se trata de una chacra humilde, con lugareños y sus animales. Más bien se parece a un refugio. Son dos habitaciones, cada una con su pequeño cuarto de baño cuya agua calientan a la leña cada madrugada. No esperes un estar con sillones mullidos –está el comedor austero no más. Sin embargo, la experiencia es muy apreciable, si te gusta desenchufar de la modernidad ; no hay señal de celular, salvo en la cumbre del Cerro La Aguïta, que domina el caserío.

Bety, Aldo y su hija, los anfitriones, son auténticos Cuyanos, algo rústicos pero muy cariñosos. La comida es abundante, aunque simple –pero ¿qué más rico que un cabrito al asado después de ocho horas de cabalgata?

Para mayores informaciones y para reservar, consultá el sitio web: www.kinie.com.ar, o escribí directamente a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.. Cabe aclarar que todo esto se maneja desde una agencia de Buenos Aires.

 

GALERIA DE FOTOS

Más fotos>>>

Visto 3142 veces

Total Comments

Más en esta categoría: Las dunas de El Nihuil, Mendoza »

¿Buscas hotel?

  1. Twitter
  2. Facebook

¿Precisas alquilar auto?